8 DE DICIEMBRE

INMACULADA CONCEPCIÓN DE LA VIRGEN MARIA

SOLEMNIDAD


VÍSPERAS


HIMNO



2.- Cuando en la noche oscura, del caos era informe lo existente,

     tu imagen “Toda Pura”, oh María, en la mente,

     del Creador estaba ya presente.

 

3.- En tu origen exenta, fuiste de toda mancha de delito,

     para que, sin afrenta, en tu seno bendito,

     encerrarse pudiera el Infinito.

 

4.- Excelso privilegio, por singular maternidad divina,

     con que Dios te concede, la gracia que es debida,

     en mérito al Verbo de la Vida.

 

5.- La creación entera, absorta admira tu belleza tanta;

     y un himno a su manera, a tu gloria levanta,

     cuanto en el mundo alienta, vibra o canta.

 

6.- Mira cuánto te ama, un pueblo que en los templos y en sus lares,

     hoy férvido te aclama, y al pie de sus altares,

     tu gloria canta y llora sus pesares.

 

7.- Suba nuestra alegría, al Dios Uno y Trino con fe sincera,

     que eligió a María, como imagen señera,

     de la Iglesia en la vida venidera. Amén.

ANT.1:

 

 

Salmo 109

 

1 Oráculo del Señor a mi Señor:

          “Siéntate a mi derecha,

  y haré de tus enemigos

          estrado de tus pies”.

2 Desde Sión extenderá el Señor /

  el poder de tu cetro:

          somete en la batalla a tus enemigos.

3 “Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,

          entre esplendores sagrados;

  yo mismo te engendré, como rocío,

          antes de la aurora”.

4 El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: /

  “Tú eres sacerdote eterno,

          según el rito de Melquisedec”.

5 El Señor a tu derecha, el día de su ira,

          quebrantará a los reyes;

6 dará sentencia contra los pueblos,

          amontonará cadáveres,

  quebrantará cráneos

          sobre la ancha tierra.

7 En su camino beberá del torrente,

          por eso levantará la cabeza.

 

Se repite la antífona

 

ANT.2:


 

Salmo 110

 

1 ¡Aleluya!

  Doy gracias al Señor de todo corazón,

          en compañía de los rectos, en la asamblea.

2 Grandes son las obras del Señor,

          dignas de estudio para los que las aman.

3 Esplendor y belleza son su obra,

          su generosidad dura por siempre;

4 ha hecho maravillas memorables,

          el Señor es piadoso y clemente:

5 él da alimento a sus fieles,

          recordando siempre su alianza.

6 Mostró a su pueblo la fuerza de su obrar,

          dándoles la heredad de los gentiles.

7 Justicia y verdad son las obras de sus manos,

          todos sus preceptos merecen confianza:

8 son estables para siempre jamás,

          se han de cumplir con verdad y rectitud.

9 Envió la redención a su pueblo, /

  ratificó para siempre su alianza:

          su nombre es sagrado y temible.

10 Primicia de la sabiduría es el temor del Señor, /

    tienen buen juicio los que lo practican;

          la alabanza del Señor dura por siempre.

 

Se repite la antífona

 

ANT.3:

 

Salmo 111

 

1 ¡Aleluya!

   Dichoso quien teme al Señor

          y ama de corazón sus mandatos.

2 Su linaje será poderoso en la tierra,

          la descendencia del justo será bendita.

3 En su casa habrá riquezas y abundancia,

          su caridad es constante, sin falta.

4 En las tinieblas brilla como una luz

          el que es justo, clemente y compasivo.

5 Dichoso el que se apiada y presta,

          y administra rectamente sus asuntos.

6 El justo jamás vacilará,

          su recuerdo será perpetuo.

7 No temerá las malas noticias,

          su corazón está firme en el Señor.

8 Su corazón está seguro, sin temor,

          hasta ver derrotados a sus enemigos.

9 Reparte limosna a los pobres, /

  su caridad es constante, sin falta

          y alzará la frente con dignidad.

10 El malvado, al verlo, se irritará, /

    rechinará los dientes hasta consumirse.

          La ambición del malvado fracasará.

 

Se repite la antífona

 

ANT.4:


 

Salmo 112

 

1 ¡Aleluya!

  Alabad, siervos del Señor,

          alabad el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

          ahora y por siempre:

3 de la salida del sol hasta su ocaso,

          alabado sea el nombre del Señor.

4 El Señor se eleva sobre todos los pueblos,

          su gloria sobre el cielo.

5 ¿Quién como el Señor Dios nuestro

          que se eleva en su trono,

6 y se abaja para mirar

          al cielo y a la tierra?

7 Levanta del polvo al desvalido,

          alza de la basura al pobre,

8 para sentarlo con los príncipes,

          los príncipes de su pueblo;

9 a la estéril le da un puesto en la casa

          como madre feliz de hijos. ¡Aleluya!

 

Se repite la antífona

 

ANT.5:

 

Cántico NT 10

Ef 1,3-10

3 Bendito sea Dios,

          Padre de nuestro Señor Jesucristo,

  que nos ha bendecido en la persona de Cristo

          con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

4 Él nos eligió en la persona de Cristo

          antes de crear el mundo,

  para que fuésemos santos

          e irreprochables ante él por el amor.

5 Él nos ha destinado en la persona de Cristo,

          por pura iniciativa suya, a ser sus hijos,

  para que la gloria de su gracia,

          que tan generosamente nos ha concedido

6 en su querido Hijo,

          redunde en alabanza suya.

7 Por este Hijo, por su sangre, /

  hemos recibido la redención,

          el perdón de los pecados.

8 El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia

          ha sido un derroche para con nosotros,

9 dándonos a conocer

          el misterio de su voluntad.

  Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo

          cuando llegase el momento culminante:

10 recapitular en Cristo todas las cosas

          del cielo y de la tierra.

 

Se repite la antífona

 

LECTURA BREVE  I VÍSPERAS                                                                                         Rm 8,29-30

 

   A los que había escogido, Dios los predestinó a ser imagen de su Hijo. A los que predestino, los llamó; a los que llamó, los justificó.

 

 

LECTURA BREVE  II VÍSPERAS                                                                                      Rm 5,20b-21

 

   Si creció el pecado, más desbordante fue la gracia. Y así como reinó el pecado, causando la muerte, así también, por Jesucristo, nuestro Señor, reinará la gracia, causando una justificación que conduce a la vida eterna.

 


RESPONSORIO BREVE


 

ANT. MAGNIFICAT


 


Cántico NT 1: Magnificat

Lc 1,46-55

 

46 Proclama mi alma

          la grandeza del Señor,

47 se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;

48          porque ha mirado la humillación de su esclava.

   Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

49          porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

   su nombre es santo, /

50 y su misericordia llega a sus fieles

          de generación en generación.

51 Él hace proezas con su brazo:

          dispersa a los soberbios de corazón,

52 derriba del trono a los poderosos

          y enaltece a los humildes,

53 a los hambrientos los colma de bienes

          y a los ricos los despide vacíos.

54 Auxilia a Israel, su siervo,

          acordándose de la misericordia

55 –como lo había prometido a nuestros padres–

          en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

 

Se repite la antífona

 

VERSÍCULO FINAL

O bien:










10 DE NOVIEMBRE

SAN LEON MAGNO, PAPA Y DOCTOR DE LA IGLESIA

FIESTA


VISPERAS


HIMNO


2.- Es su voz y su amor el que nos llama, en la voz del pastor que Él ha elegido;

es su amor infinito el que nos ama, en la entrega y amor de este otro Cristo.

 

3.- Conociendo en la fe su fiel presencia, hambrientos de verdad y luz divina;

del pastor esperamos providencia de pastos abundantes, que son Vida.

 

4.- Apacienta, Señor, guarda a tus hijos, manda siempre a tu mies trabajadores.

Cada tarde a la puerta del aprisco, nos guarde el amor de tus pastores.

 

5.- Gloria demos al Padre y a su Hijo, el Sumo Sacerdote de su Iglesia,

y al Espíritu Santo que consagra, en el altar de Cristo a sus pastores. Amén.


EL RESTO SE TOMA DEL DÍA






11 DE NOVIEMBRE

SAN MARTÍN DE TOURS OBISPO

FIESTA


VÍSPERAS

HIMNO


2.- Es su voz y su amor el que nos llama, en la voz del pastor que Él ha elegido;

es su amor infinito el que nos ama, en la entrega y amor de este otro Cristo.

 

3.- Conociendo en la fe su fiel presencia, hambrientos de verdad y luz divina;

del pastor esperamos providencia de pastos abundantes, que son Vida.

 

4.- Apacienta, Señor, guarda a tus hijos, manda siempre a tu mies trabajadores.

Cada tarde a la puerta del aprisco, nos guarde el amor de tus pastores.

 

5.- Gloria demos al Padre y a su Hijo, el Sumo Sacerdote de su Iglesia,

y al Espíritu Santo que consagra, en el altar de Cristo a sus pastores. Amén.



ANT.1:

 

 

Salmo 109

 

1 Oráculo del Señor a mi Señor:

          “Siéntate a mi derecha,

  y haré de tus enemigos

          estrado de tus pies”.

2 Desde Sión extenderá el Señor /

  el poder de tu cetro:

          somete en la batalla a tus enemigos.

3 “Eres príncipe desde el día de tu nacimiento,

          entre esplendores sagrados;

  yo mismo te engendré, como rocío,

          antes de la aurora”.

4 El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: /

  “Tú eres sacerdote eterno,

          según el rito de Melquisedec”.

5 El Señor a tu derecha, el día de su ira,

          quebrantará a los reyes;

6 dará sentencia contra los pueblos,

          amontonará cadáveres,

  quebrantará cráneos

          sobre la ancha tierra.

7 En su camino beberá del torrente,

          por eso levantará la cabeza.

 

Se repite la antífona

 

ANT.2:

 

Salmo 110

 

1 ¡Aleluya!

  Doy gracias al Señor de todo corazón,

          en compañía de los rectos, en la asamblea.

2 Grandes son las obras del Señor,

          dignas de estudio para los que las aman.

3 Esplendor y belleza son su obra,

          su generosidad dura por siempre;

4 ha hecho maravillas memorables,

          el Señor es piadoso y clemente:

5 él da alimento a sus fieles,

          recordando siempre su alianza.

6 Mostró a su pueblo la fuerza de su obrar,

          dándoles la heredad de los gentiles.

7 Justicia y verdad son las obras de sus manos,

          todos sus preceptos merecen confianza:

8 son estables para siempre jamás,

          se han de cumplir con verdad y rectitud.

9 Envió la redención a su pueblo, /

  ratificó para siempre su alianza:

          su nombre es sagrado y temible.

10 Primicia de la sabiduría es el temor del Señor, /

    tienen buen juicio los que lo practican;

          la alabanza del Señor dura por siempre.

 

Se repite la antífona

 

ANT.3:

 

Salmo 111

 

1 ¡Aleluya!

   Dichoso quien teme al Señor

          y ama de corazón sus mandatos.

2 Su linaje será poderoso en la tierra,

          la descendencia del justo será bendita.

3 En su casa habrá riquezas y abundancia,

          su caridad es constante, sin falta.

4 En las tinieblas brilla como una luz

          el que es justo, clemente y compasivo.

5 Dichoso el que se apiada y presta,

          y administra rectamente sus asuntos.

6 El justo jamás vacilará,

          su recuerdo será perpetuo.

7 No temerá las malas noticias,

          su corazón está firme en el Señor.

8 Su corazón está seguro, sin temor,

          hasta ver derrotados a sus enemigos.

9 Reparte limosna a los pobres, /

  su caridad es constante, sin falta

          y alzará la frente con dignidad.

10 El malvado, al verlo, se irritará, /

    rechinará los dientes hasta consumirse.

          La ambición del malvado fracasará.

 

Se repite la antífona

 

ANT.4:

 

Salmo 112

 

1 ¡Aleluya!

  Alabad, siervos del Señor,

          alabad el nombre del Señor.

2 Bendito sea el nombre del Señor,

          ahora y por siempre:

3 de la salida del sol hasta su ocaso,

          alabado sea el nombre del Señor.

4 El Señor se eleva sobre todos los pueblos,

          su gloria sobre el cielo.

5 ¿Quién como el Señor Dios nuestro

          que se eleva en su trono,

6 y se abaja para mirar

          al cielo y a la tierra?

7 Levanta del polvo al desvalido,

          alza de la basura al pobre,

8 para sentarlo con los príncipes,

          los príncipes de su pueblo;

9 a la estéril le da un puesto en la casa

          como madre feliz de hijos. ¡Aleluya!

 

Se repite la antífona

 

ANT.5:

 

Cántico NT 10

Ef 1,3-10

3 Bendito sea Dios,

          Padre de nuestro Señor Jesucristo,

  que nos ha bendecido en la persona de Cristo

          con toda clase de bienes espirituales y celestiales.

4 Él nos eligió en la persona de Cristo

          antes de crear el mundo,

  para que fuésemos santos

          e irreprochables ante él por el amor.

5 Él nos ha destinado en la persona de Cristo,

          por pura iniciativa suya, a ser sus hijos,

  para que la gloria de su gracia,

          que tan generosamente nos ha concedido

6 en su querido Hijo,

          redunde en alabanza suya.

7 Por este Hijo, por su sangre, /

  hemos recibido la redención,

          el perdón de los pecados.

8 El tesoro de su gracia, sabiduría y prudencia

          ha sido un derroche para con nosotros,

9 dándonos a conocer

          el misterio de su voluntad.

  Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo

          cuando llegase el momento culminante:

10 recapitular en Cristo todas las cosas

          del cielo y de la tierra.

 

Se repite la antífona

 

RESPONSORIO BREVE

 


 

 

ANT. MAGNIFICAT

 

Cántico NT 1: Magnificat

Lc 1,46-55

 

46 Proclama mi alma

          la grandeza del Señor,

47 se alegra mi espíritu en Dios mi salvador;

48          porque ha mirado la humillación de su esclava.

   Desde ahora me felicitarán todas las generaciones,

49          porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí:

   su nombre es santo, /

50 y su misericordia llega a sus fieles

          de generación en generación.

51 Él hace proezas con su brazo:

          dispersa a los soberbios de corazón,

52 derriba del trono a los poderosos

          y enaltece a los humildes,

53 a los hambrientos los colma de bienes

          y a los ricos los despide vacíos.

54 Auxilia a Israel, su siervo,

          acordándose de la misericordia

55 –como lo había prometido a nuestros padres–

          en favor de Abrahán y su descendencia por siempre.

 

Se repite la antífona

 

VERSÍCULO FINAL