TIEMPO PASCUAL


DOMINGO


SEXTA


VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO



2.- Hoc namque tempus illud est,

quo sæculórum iúdicem

iniústa morti trádidit

mortálium senténtia.


3.- Et nos amóre débito,

timóre iusto súbditi,

advérsus omnes ímpetus

quos særvus hostis íncutit,


4.- Unum rogémus et Patrem

Deum regémque Fílium

simúlque Sanctum Spíritum,

in Trinitáte Dóminum. Amen.



TRADUCCIÓN

1.- Venid, siervos y aclamad al nombre santo de Dios con un canto de súplica y alabanza, que salga de los labios y el corazón. 2.- Porque ésta es la hora en la que, por medio de una sentencia humana, el que es juez de los siglos, se entregó a una injusta condena. 3.- Así, nosotros, sintiendo el debido temor, pero movidos también por el amor, que Él se merece, y, a fin de conseguir que nos defienda contra los ataques de nuestro enemigo, 4.- Imploremos el auxilio del Señor, Uno y Trino, del Padre y del Hijo, que es nuestro Rey, y del Espíritu Santo. Amén.



O bien:



2.- El velo del Templo de Dios, / rasgado, a todos reveló,

que ahora el cielo se abrió, / la oscuridad se disipó.


3.- La alabanza y el honor / a Cristo que resucitó;

y victorioso de la cruz, / reina por siglos sin final. Amén.


SALMODIA


ANT.:



Salmo 117


1 Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.

2 Diga la casa de Israel:

eterna es su misericordia.

3 Diga la casa de Aarón:

eterna es su misericordia.

4 Digan los fieles del Señor:

eterna es su misericordia.

5 En el peligro grité al Señor,

y me escuchó poniéndome a salvo.

6 El Señor está conmigo: no temo;

¿qué podrá hacerme el hombre?

7 El Señor está conmigo y me auxilia,

veré la derrota de mis adversarios.

8 Mejor es refugiarse en el Señor

que fiarse de los hombres,

9 mejor es refugiarse en el Señor

que fiarse de los jefes.

10 Todos los pueblos me rodeaban,

en el nombre del Señor los rechacé;

11 me rodeaban cerrando el cerco,

en el nombre del Señor los rechacé;

12 me rodeaban como avispas, /

ardiendo como fuego en las zarzas,

en el nombre del Señor los rechacé.

13 Empujaban y empujaban para derribarme,

pero el Señor me ayudó;

14 El Señor es mi fuerza y mi energía,

él es mi salvación.

15 Escuchad: hay cantos de victoria

en las tiendas de los justos:

“La diestra del Señor es poderosa, /

16 la diestra del Señor es excelsa,

la diestra del Señor es poderosa”.

17 No he de morir, viviré

para contar las hazañas del Señor.

18 Me castigó, me castigó el Señor,

pero no me entregó a la muerte.

19 Abridme las puertas del triunfo,

y entraré para dar gracias al Señor.

20 Esta es la puerta del Señor:

los vencedores entrarán por ella.

21 –Te doy gracias, porque me escuchaste

y fuiste mi salvación.

22 La piedra que desecharon los arquitectos,

es ahora la piedra angular.

23 Es el Señor quien lo ha hecho

ha sido un milagro patente.

24 Éste es el día en que actuó el Señor:

sea nuestra alegría y nuestro gozo.

25 Señor, danos la salvación,

Señor, danos prosperidad.

26 –Bendito el que viene en nombre del Señor, /

os bendecimos desde la casa del Señor;

27el Señor es Dios: él nos ilumina.

–Ordenad una procesión con ramos

hasta los ángulos del altar.

28 Tú eres mi Dios, te doy gracias,

Dios mío, yo te ensalzo.

29 Dad gracias al Señor porque es bueno,

porque es eterna su misericordia.


ANT.:




LECTURA BREVE Ef 2,4-6

Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo –por pura gracia estáis salvados-, y nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él.


Jn 20,20

V/. Los discípulos se alegraron, aleluya.

R/. Al ver al Señor, aleluya.


VERSÍCULO FINAL