TIEMPO PASCUAL


JUEVES


TERCIA


VERSÍCULO INTRODUCTORIO




HIMNO




2.- Qui corde Christum súscipit,

innóxium sensum gerit

votísque præstat sédulis

Sanctum meréri Spíritum.


3.- Hæc hora, quæ finem dedit

diri vetérno críminis;

hinc iam beáta témpora

cœpére Christi grátia.


4.- Iesu, tibi sit glória,

qui morte victa prǽnites,

cum Patre et almo Spíritu

in sempitérna sǽcula. Amen.


TRADUCCIÓN

1.- Al llegar la hora de tercia, en la que Cristo fue alzado en la cruz, que el alma deseche los pensamientos vanos y se avive el afecto en la oración. 2.- Pues quien lleva a Cristo en su corazón, guarda limpios sus sentidos y, con sus deseos, se esmera en hacerse merecedor del Espíritu Santo. 3.- Ésta es la hora que, habiendo puesto fin a la escoria de aquel funesto pecado, inaugura ya el tiempo feliz de la gracia de Cristo. 4.- Para ti, Señor, la gloria, que vencida la muerte, reluces deslumbrante, con el Padre y el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén.


O bien:




2.- Cargando al hombre pecador, / por el camino de la cruz;

en sus hombros de buen Pastor, / el paraíso nos abrió.


3.- La alabanza y el honor / a Cristo que resucitó;

y victorioso de la Cruz, / reina por siglos sin final. Amén.


SALMODIA


ANT.: Aleluya, aleluya, * aleluya, aleluya.


Salmo 118


Nun

105 Lámpara es tu palabra para mis pasos,

luz en mi sendero;

106 lo juro y lo cumpliré:

guardaré tus justos mandamientos.

107 ¡Estoy tan afligido, Señor!

dame vida según tu promesa;

108 acepta, Señor, los votos que pronuncio,

enséñame tus mandatos;

109 mi vida está en peligro,

pero no olvido tu voluntad;

110 los malvados me tendieron un lazo,

pero no me desvié de tus decretos;

111 tus preceptos son mi herencia perpetua,

la alegría de mi corazón;

112 inclino mi corazón a cumplir tus leyes,

siempre y cabalmente.


Samek

113 Detesto a los inconstantes,

y amo tu voluntad;

114 tú eres mi refugio y mi escudo,

yo espero en tu palabra;

115 apartaos de mí, los perversos,

y cumpliré tus mandatos, Dios mío;

116 sosténme con tu promesa, y viviré,

que no quede frustrada mi esperanza;

117 dame apoyo y estaré a salvo,

me fijaré en tus leyes sin cesar;

118 desprecias a los que se desvían de tus decretos,

sus proyectos son engaño;

119 tienes por escoria a los malvados,

por eso amo tus preceptos;

120 mi carne se estremece con tu temor,

y respeto tus mandamientos.


Ain

121 Practico la justicia y el derecho,

no me entregues a mis opresores;

122 da fianza en favor de tu siervo,

que no me opriman los insolentes;

123 mis ojos se consumen aguardando

tu salvación y tu promesa de justicia;

124 trata con misericordia a tu siervo,

enséñame tus leyes;

125 yo soy tu siervo: dame inteligencia,

y conoceré tus preceptos;

126 es hora de que actúes, Señor:

han quebrantado tu voluntad;

127 yo amo tus mandatos,

más que el oro purísimo;

128 por eso aprecio tus decretos,

y detesto el camino de la mentira.


ANT.: Aleluya, aleluya, aleluya, aleluya.



LECTURA BREVE 1 Co 12,13

Todos nosotros, judíos y griegos, esclavos y libres, hemos sido bautizados en un mismo Espíritu, para formar un solo cuerpo. y todos hemos bebido de un solo Espíritu.


Lc 24,34

V/. En verdad resucitó el Señor, aleluya.

R/. Y se apareció a Simón, aleluya.


VERSÍCULO FINAL